Datos personales

Mi foto
Almería, Almería, Spain

8 ene. 2012

Jardines de Castilla


La ciudad reposa profundamente. En el caer de la tarde va llenándose de sombras el diminuto jardín; revolotean blandos, elásticos, los primeros vespertillos. Allá lejos suena la campana de algún convento. Ha llegado el crepúsculo. Comienza a brillar una estrella en el cielo oscurecido. Entonces es la hora propicia, la hora peculiarísima de estos minúsculos y aprisionados jardines; es la hora en que estos jardines entran en harmonía y comunión íntima y secreta con el ambiente y con las cosas que les rodean: con las tumbas de los guerreros y de los obispos, con la alta torre, con las columnas del claustro, con el cielo oscuro y sereno, con el parpadear brilllante de las estrellas, con las campanadas del Ángelus, que caen lentas, sonoras, pausadas, sobre la ciudad...

Azorín-Jardínes de Castilla





1 comentario:

Anónimo dijo...

Me ha gustado. Leeré a Azorín más a menudo.

Increíble tu poesía No hay noche absurda. Parece sencilla pero creo que dice más de lo que se imagina.
Podrías actualizar por aquí con ella :-)

Saludos Estefanía

Mario